TSJ decide que el desprecio de la autoridad no es delito

El desprecio no puede ser considerado un delito, ya que va en contra de la ley internacional de derechos humanos.
16/12/2016 12h02 - Actualizado 16/12/2016 12h02

foto: reproducción


En quinto panel del STJ (corte superior) Se decidió el jueves (15) que el desprecio de la autoridad no puede ser considerado un delito, ya que va en contra de la ley internacional de derechos humanos.

Los ministros votaron con el caso de la ponente, Ribeiro Dantas. Él escribió en su opinión de que “no hay duda de que la penalización del desacato se encuentra en el humanismo contra porque pone de relieve la preponderancia de Estado –personificado en sus agentes– en el individuo”.

“La existencia de estas normas en nuestro sistema legal es anacrónica, que traduce la desigualdad entre los funcionarios y privada, lo cual es inaceptable en un estado democrático de derecho defendido por la Constitución Federal 88 y la Convención Americana sobre Derechos Humanos”, agregó.

En virtud del artículo 331 el Código Penal, es un crimen “desafiar funcionario público en el ejercicio de sus funciones o porque”. La sanción prevista es de seis meses a dos años de prisión o una multa.

Decisión de origen

La decisión de hoy por los ministros del STJ vino de una característica especial del Defensor del Pueblo contra la condena de un hombre por el Tribunal del Estado de Sao Paulo durante más de cinco años de prisión por robar una botella de brandy, desafiar a la policía militar y resistencia a la autoridad. Los ministros de la Sala Cuarta del Tribunal Supremo anuló la condena por desacato.

En su informe, El ministro dijo Dantas “la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ya ha expresado en el sentido de que las leyes de desacato se prestan al abuso, como un medio para silenciar ideas y opiniones considerados incómodos por el establecimiento, así como proporcionar un mayor nivel de protección de los agentes del Estado que en los individuos, en contravención de los principios democráticos e igualitarios”.

Por fin, el ponente señaló que la despenalización de la conducta no significa que cualquiera es libre de agredir verbalmente a los funcionarios públicos.

“La eliminación del desacato de la clasificación no excluye la responsabilidad ulterior, civil y penal aun otra figura típica (difamación, lesión, la difamación, etc.), la aparición de malos tratos en la expresión verbal u ofensivo signo, utilizado antes de la oficial”.

fuente: UOL


*** Si usted está a favor de una prensa totalmente libre e imparcial, colaborar disfrutando de nuestra página en Facebook y visitar a menudo el AM Mensaje.


Facebook

economía

contacto Condiciones de uso